Friendzone y otros castigos divinos de Isabella Marín

Friendzone y otros castigos divinos de Isabella Marín

La situación es la siguiente: estoy enamorada de Reggie Flynn. ¿Las pegas? Veamos. A) Él está casado. B) Él ESTÁ CASADO. C) Lo habéis pillado, ¿verdad? Él está CA-SA-DO y yo fui demasiado cobarde como para ponerme en pie el día de su boda y gritar: ¡yo sí tengo un motivo! ¡Estoy enamorada del novio! Nop, no hice nada de eso. Me limité a berrear y a… ¡azotar a su tío Bob!

Buscando a Don Perfecto de Isabella Marín

Buscando a Don Perfecto de Isabella Marín

Amanda lo tenía todo. El trabajo… El novio… La cantidad adecuada de celulitis en los muslos… Pero, un día cualquiera, su perfecta existencia empezó a desmoronarse. Lo que había dado por sentado, de repente ya no estaba ahí. Menos la celulitis. Esa se queda para siempre. No tenía ni idea de cómo encauzar su vida. Si es que aún había algo que encauzar. Y entonces conoció a Nick, la aparente solución a todos sus problemas.

Ignorarte y otras cosas imposibles de Isabella Marín

Ignorarte y otras cosas imposibles de Isabella Marín

Dejémoslo claro desde el principio: no estoy enamorada de Liam Taylor. Que sueñe con arrancarle la camisa cada vez que me lo cruzo en el pasillo del trabajo no significa absolutamente nada. Hormonas pre menopáusicas. A mi madre se le va la olla. ¿Una extraña relación de codependencia? ¿Él es la razón por la cual aún sigo soltera? Venga, por favor. ¿Cuántas veces tengo que decirlo? Entre Liam y yo no hay nada. Nunca lo hubo.

Un mágico atardecer en Texas de Isabella Marín

Un Mágico Atardecer en Texas de Isabella Marín

Rachel Patton ha perseguido sus sueños y ha llegado todo lo lejos que quería llegar en su carrera. Pero en el amor no le ha ido tan bien. Solo ha amado a un hombre, el imponente y desdeñoso Logan, el marido de su hermana Jennifer. Llena de culpabilidad, Rachel se ha obligado a olvidar esos salvajes ojos azules y esas perezosas sonrisas de Logan.

¡Te odio, Derek Brooks! de Isabella Marín

¡Te odio, Derek Brooks! de Isabella Marín

La alocada, divertida, (un poco loca, quizá) Lizzy O´Conner tiene un sueño: publicar un libro bajo el sello de Ediciones Brooks, que, a su juicio wisconsiniano, es la mejor editorial de la ciudad. Tristemente, los sueños de la señorita O´Conner se convierten en cenizas el día en el que recibe una carta poco halagadora de parte de Derek Brooks, editor cascarrabias y niño de papá..

Antes de medianoche de Isabella Marín

Bienvenidos al mundo de Catherine Collins. Solo quedan las cenizas al ser apretado el gatillo. Pero ella se alza de ellas, como siempre ha hecho y, con una media sonrisa en los labios, sigue adelante. Con el paso de los meses, Catherine se convierte en una persona distinta. Más fuerte. Implacable. A veces cruel, puede que incluso retorcida. Y muy vengativa. Hasta que él regresa para terminar lo que empezó. Su amor pende de un hilo tan débil que todo parece perdido. Fuertes enemigos emergen de la nada, preparados para arruinarlo todo

Mientras te miraba de Isabella Marín

Damon Wilde es un empresario atractivo, carismático, sarcástico y excéntrico, inventor de armas de destrucción masiva y héroe de guerra, aunque solo de cara a la opinión pública. Cuando nadie puede verlo, Damon Wilde se convierte en Angelus, un hacker declarado «enemigo público número uno» por el Gobierno; una especie de villano que burla el sistema una y otra vez, la mayoría de las veces por pura diversión, manteniendo así en jaque a toda la CIA